Sobre el Seve&Jon, los niños y los valores del golf

Sobre el Seve&Jon, los niños y los valores del golf

Hoy os quiero hablar de los niños. Del Seve&Jon For Kids. Un circuito que pusimos en marcha hace dos años y que está creciendo muchísimo.

Me preguntaron el otro día cuál era el objetivo de esta iniciativa y la verdad es que me hizo pensar y lo tengo bastante claro. Son dos cosas fundamentales: hacer crecer el golf y transmitir unos valores a los más pequeños.

Para empezar, tengo que decir que es todo un honor que exista un circuito con mi nombre ligado a la familia de Seve Ballesteros. Estar en la final de Meaztegi con Javier, Carmen (madre e hija) es un lujo para mí. Un sueño hecho realidad. Un orgullo.

Pero insisto, esto es por y para los niños. No hay más. Es muy emocionante ver cómo se divierten jugando y cómo disfrutan cuando nos preguntan cosas… Ojo que algunas cuestiones no son fáciles de responder, ¿eh?

Es un día y un circuito para ellos. Sólo buscamos que se lo pasen lo mejor posible y tratamos de cuidar todos los detalles con el gran Ramón Barrenechea al mando de las operaciones. Millones de gracias a todos los que están implicados y lo hacen posible.

El domingo veía las caras de los niños cuando preguntaban cosas a Javi o a mí y me reconocía en ellos. Qué le habría preguntado yo a Seve con su edad si hubiera tenido la oportunidad, pues no lo sé, la verdad… Necesitaría una máquina del tiempo porque, claro, ahora ya no tengo trece años y no piensas igual. Seguramente habría sido una tontería. Yo qué sé. Pero seguro que me habría hecho muchísima ilusión. La inocencia que tenenemos todos a esa edad y la pasión por el deporte es algo que lo veo en todos ellos.

Como os decía, el objetivo es darles más oportunidades a los niños de meterse en el golf, es una idea diferente al resto, es más rápida, un poco más sencilla. Una de las grandes quejas del golf actual es que se tarda mucho tiempo en jugar. Aquí no. Se hace en grupo, con amigos, en poco más de una hora, se divierten y aprenden valores.

Otro punto importante de este circuito es su carácter benéfico. Todo lo que se recauda es para la Fundación Aladina. Es importante que los niños sepan que hay gente en esta vida que necesita nuestra ayuda. Tenemos suerte de tener lo que tenemos. Queremos que aprecien lo que supone tener un torneo como éste, que yo no lo tenía. Que crezca la afición en el golf, en el deporte, que se diviertan, que crezcan como personas, continuar el legado de Seve, recordar quién fue y crear también mi propio legado. La idea es que la ilusión crezca y suba y que se quite de una vez esa etiqueta de deporte de pijos que de verdad no lo es. DE VERDAD NO LO ES.

Es un deporte que te puede enseñar muchas cosas y donde te lo pasas muy bien. A los padres que duden en meter a los niños en el golf les diría que a mí el golf me ha enseñado disciplina, honestidad, ya que tú te impones tus propias penalidades, es tu deber… y mucha humildad. Es un deporte que te pone humilde rápido. En cuanto te vienes arriba y dices esto ya lo tengo ¡zas! tropiezas seguro y vas a tener una semana mala. Otro valor muy importante que enseña el golf es la gratitud. Hay que entrenar mucho, ir a clase. Te enseña a apreciar a tu primer profesor, yo por ejemplo siempre tendré presente a Edu Celles, así como a todos los que he tenido alrededor de mi vida, te enseña integridad y cuanto antes aprendan todo eso los niños es mejor.

No sabemos a dónde va el Circuito. Hemos pasado de cinco a quince clasificatorias y la intención principal para mí y la Fundación Aladina es dar al golf todo lo que nos ha dado a nosotros y hacer crecer el interés del golf español, que haya más gente jugando y que se den cuenta de que es un deporte muy bonito. Todo por los niños y por el golf. Gracias a todos los que han participado este año en el Seve&Jon For Kids, gracias a la familia Ballesteros, a todos los que habéis cuidado el circuito durante todo el año y a la Fundación Aladina por todo lo bueno que hacen. Gracias, de corazón.