Blog Jon Rahm: Feliz Año a todos

Blog Jon Rahm: Feliz Año a todos

Se acaba 2016. No creo que sorprenda a nadie si digo que será siempre un año inolvidable para mí. Muy especial. Muchas cosas nuevas, muchos retos, muchos objetivos cumplidos. Ya sabéis de sobra que a mí me gusta soñar en grande. Me encanta ponerme desafíos muy difíciles y, después, hacer todo lo posible por conseguirlo.

Siempre he pensado que cuanto más alto pongas el listón más cosas podrás conseguir. Sin que esto signifique que sea fácil, ni mucho menos. Al revés, sé que hay muchísimo nivel, que la competencia es brutal y que hay que hacer las cosas muy, muy bien para estar arriba. Pero yo, desde luego, siempre voy a pensar en grande.

Mirando hacia atrás, de las muchas cosas que me han pasado este año, diría que lo que más me ha sorprendido ha sido estar tan cerca de ganar un torneo tan pronto. Sinceramente, no me lo esperaba. Fue en el Quicken Loans National, mi primer torneo como profesional tras el US Open. Yo sabía que estaba bien preparado y con confianza tras un año muy bueno como amateur, pero es difícil imaginar que en tu primera semana en el PGA Tour vas a llegar al domingo con opciones de victoria.

También admito que fue raro conseguir la tarjeta del circuito americano tan pronto. Era mi objetivo y llevaba más de un año preparándome sólo para eso, pero conseguirlo fue algo muy importante para mí. Creo que no se puede pedir mucho más, la verdad.

No obstante, los que me conocen bien saben que siempre estoy buscando mejorar. El año 2016 ha sido fantástico, pero ya es historia. Una gran historia. Ahora hay que centrarse en 2017. He jugado lo suficiente para descubrir en qué partes del juego debo mejorar. Lo hemos analizado junto a mi equipo y hemos sacado algunas conclusiones muy interesantes.

Creo que hemos estado bien desde el tee y con el juego corto y el putt. Siempre se puede mejorar, pero en líneas generales, la nota es alta. Incluso en los tiros a bandera desde una distancia aproximada de 150-175 yardas, me he sentido cómodo. Donde creemos hay más margen de mejoría es en los tiros a greenes desde 125 a 150 yardas, es decir, más o menos entre 113 y 135 metros. Fallo demasiados greenes o no las dejo tan cerca. Es cierto que siempre ha sido una distancia rara para mí. Estoy entre palos. O tengo que pegar un 56 muy fuerte o un 52 tres cuartos. Es cuestión de feeling y de repeticiones. Echarle horas en el campo de prácticas y es lo que voy a hacer para buscar quizá una mejor trayectoria que me permita dejarlas más cerca. Tengo tarea.

Bueno, y os dejo que hoy es un día muy especial. No sin daros las gracias a todos por leerme en este blog, seguirme y apoyarme. Ha sido un año muy bueno y espero que 2017 sea fantástico para todos. Os lo deseo de corazón. Gracias por supuesto también a los patrocinadores, a Adidas y Rolex, por el apoyo que me están dando en estos primeros pasos como profesional. ¡¡Feliz Año a todos!!