Jon Rahm: «La presión me hace hacer mi mejor golf»

Jon Rahm: «La presión me hace hacer mi mejor golf»

El golfista vizcaíno admite que ha logrado «más de lo que pensaba» en su primer año y que su objetivo «a medio plazo» es ser número 1 del mundo

JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

 

El golfista vizcaíno Jon Rahm, cuarto en el ránking mundial, ha confesado este martes en Getxo que le «gusta la presión» porque le «motiva» y le hace sacar su «mejor golf».

«Me encanta estar en esa situación, lo veo como algo parecido al que tenga el penalti en los últimos minutos. Me gusta, siempre me ha gustado la presión. Me motiva y me hace hacer mi mejor golf. En esos momentos decisivos solo veo la bola y el hoyo», ha dicho el vizcaíno en una comparecencia ante los medios en una sala de la Real Sociedad de Golf de Neguri, su campo «favorito» y su casa deportivamente hablando.

Acompañado por su padre, Edorta, y José Miguel Barrenechea ‘Jota’, del equipo de Jon en España, Rahm se ha mostrado «orgulloso» de concitar varias decenas de medios de comunicación, y «agradecido» al «seguimiento» que tiene «en España». En una vuelta a casa que considera «volver a las raíces», de las que no quiere desprenderse a pesar de vivir casi todo el año en Estados Unidos, Jon aseguro que «no» ha «cambiado nada» con los éxitos y que sigue siendo «un chico de pueblo, de Barrika, de aquí al lado».

«Que este llena esta sala es un orgullo para mí. Es un orgullo saber que tengo tanta trascendencia en España. Eso quiere decir que hay expectativas y si vosotros creéis en mi ¿como no voy a creer yo también?», ha reflexionado, también esperanzado es que su paso por su casa le reporte los beneficios de este curso. «El año pasado estuve un mes y jugué como jugué», ha recordado su buen arranque de 2017. Aunque ha sido un buen año, «lo peor» para Rahm ha sido «su juego en los (cuatro) grandes» torneos. «Al Masters llegué cansado y a todos los grandes llegué después de hacer algo importante y no lo lleve todo lo bien que lo pude llevar. Con más experiencia espero hacerlo mejor», ha deseado.

También recordó que lo primero que quiso ser cuando fuese mayor «fue portero del Athletic», de cuyo equipo es tan acérrimo seguidor que tiene en su casa de Arizona «la bandera» rojiblanca «en medio de los trofeos porque es lo más importante».

Por ello, ha deseado más que pronosticado un «1-0» para él sábado en el Athletic-Real Madrid de San Mamés. «Contra el Madrid, con 1-0 nos vale a todos», ha consensuado con los periodistas, todos conscientes del delicado momento del equipo bilbaíno. Aunque también ha desvelado que, ya «desde los 13 años», desde que jugaba ya más en serio a golf lo que ya quería ser es «golfista profesional».

Sobre su carrera, ha asegurado que en su primer año como profesional ha logrado «más de lo que pensaba» y para 2018, se ha mostrado especialmente ilusionado con «la Ryder» Cup y «más la Ryder de París». Al respecto, ha recordado que jugó en la capital de Francia en 2009 el Europeo sub-16 y que, viendo «carteles» que promocionaban ya el evento, dijo «ahí voy a jugar yo». «Si pasa sería algo muy especial para mí», ha apuntado.

«El resumen es muy bueno»

Rahm ha asegurado que «deportivamente» el año 2017 ha sido «el mejor» de su «vida». «El resumen es muy bueno. He cumplido mucho más de lo que me planteé. Como primer año me ha sorprendido, no solo no lo esperaba, sino que he conseguido mucho más de lo que esperaba. No es normal que alguien que juega en el Tour haga lo que he hecho en el primer año. Si me dices antes que iba a conseguir lo que hace unos años te hubiese dicho que estás loco», ha asegurado.

Aún así se ha marcado como «un objetivo» a medio plazo «ser número 1 del mundo», algo que ve «mucho mas cerca que hace 10 años», cuando se ilusionó por primera vez con ello. Pero lo considera «muy difícil porque grandes jugadores como Phil Mickelson o Sergio (García) no han llegado».

«Ahora tengo tres jugadores por delante de mucha calidad y también muchos por detrás. Lo bueno es que acabo de empezar, pero sí es un objetivo», ha avanzado. Otros deseos que ha verbalizado son los de que «ojalá Bizkaia tenga un torneo European Tour» en el futuro y que haya una especie de torneo para ayudar a que jugadores jóvenes «tengan lo que no tuve yo».

También avanzó para 2018, que asumió que casi debería darle «vértigo» por lo conseguido en 2017, «un calendario parecido» al de este año y que Tim Mickelson dejará de ser su mánager, ya que seguirá siendo caddie de su hermano Phil. Una doble labor con la que ahora no se sentía «muy cómodo» el golfista español. A Phil, en todo caso, le agradece que antes de ser profesional ya dijese públicamente en televisión que Jon era «material de Top 10 del Mundo».