El salto de calidad de Otaegui resumido en tres cuestiones concretas

El salto de calidad de Otaegui resumido en tres cuestiones concretas

Los números de Adrián Otaegui en el circuito europeo de 2016 muestran un inequívoco salto de calidad. Sus ganancias se han doblado respecto a su mejor año y ha finalizado en el puesto 69º de la Race to Dubai, superando ampliamente el puesto 118º en el que acabó tanto en 2014 como en 2015. Porque, aunque tiene sólo 24 años recién cumplidos, el vasco ya ha completado su tercera temporada completa en el European Tour. Y esta es la primera vez que consigue mantener sus derechos de juego sin necesidad de acudir a la Final de la Escuela para reengancharse, tal y como hizo, con éxito, tanto en 2014 como en 2015.

Evidentemente, la experiencia es un grado. Pero, además de haber mantenido una exigente línea de trabajo, ¿qué es exactamente lo que ha aprendido Otaegui en este tiempo para haber dado semejante salto de calidad? Según explica el propio jugador hay dos cuestiones concretas que le han ayudado mucho. La primera tiene que ver con el aspecto emocional: “en ese tiempo y sobre todo este año me he dado cuenta de que no sirve de nada darle mucha importancia a los malos golpes, los malos resultados y las malas vueltas. Hay que saber pasar página, porque enseguida tienes una ocasión de darle la vuelta a la situación”, explica.

La segunda cuestión tiene que ver con la capacidad de ordenar mejor el trabajo durante las semanas de competición. “He comprobado que en muchas ocasiones es mejor estar menos horas en el campo. Esto no significa que se trabaje menos. Es más bien tener muy claro lo que quieres trabajar, hacerlo, y largarte para poder desconectar, en lugar de estar matando las horas en el campo de golf. No digo que esto te ayude a ganar torneos, pero sí que te puede aportar una frescura que es muy buena para competir”.

Estas dos cuestiones, seguramente sumadas a alguna más, nos llevan a un tercer punto en el que el de Goiburu ha dado un salto de calidad. “Este año, cuando he ido bien colocado en un torneo o incluso he salido en los últimos partidos del domingo, he conseguido disfrutar en el campo. Está claro que cuando hablamos de disfrute no quiero decir que vayas riéndote o pasándolo tan bien como cuando juegas al golf con tus amigos. La tensión del momento está ahí, pero este año he conseguido disfrutar de esas situaciones”.

Otaegui arranca la temporada 2017 esta próxima semana en el Alfred Dunhill de Sudáfrica, con la misión primera de… pasar el corte. Porque este torneo lo ha jugado ya tres veces y nunca consiguió llegar a jugar durante el fin de semana, a pesar de que es una plaza que le encanta.