A Otaegui se le levanta delante un muro de puro desgaste y falla el corte en el PGA Australia

A Otaegui se le levanta delante un muro de puro desgaste y falla el corte en el PGA Australia

Se disputa en RACV en Queensland (Australia) los días 29 Noviembre a 2 Diciembre 2018

 

Era un riesgo que corría esta semana y Adrián Otaegui (+2) lo sabía. A la Copa del Mundo de la semana pasada en tierras australianas ya había llegado con el piloto de la reserva encendido o a punto de hacerlo y hoy, en la segunda jornada del Australian PGA Championship, se le ha levantado delante un muro infranqueable hecho del puro desgaste que ha sufrido a lo largo de un año sobresaliente, el mejor de su carrera. La consecuencia nefasta ha sido el 78 que ha firmado en la segunda jornada que lo deja fuera del corte y que, de paso, pone fin a su año 2018, puesto que ya no volverá a competir hasta 2019.

Otaegui enseña la cresta en Australia

A ver: Otaegui es un joven mocetón que acaba de cumplir 26 años, así que los tiros no van tanto por el lado de un físico mermado, como por el de una cabeza que venía pidiendo la hora. El golf está hecho de estos pequeños detalles y hoy el joven vasco ha perdido la paciencia más de lo que acostumbra, que es poco o nada, se ha precipitado un poco más, ha perdido la concentración más de la cuenta y, por tanto, se ha visto incapaz de darle la vuelta a una ronda que comenzaba con bogey en el hoyo 1. Al fin y a la postre no ha podido siquiera hacer un solo birdie a un recorrido del RACV Royal Pines Resort (Gold Coast, Queensland, Australia) que, con  viento, tampoco ayuda nada a mantenerse estable y sereno. La jornada se le ha hecho larga y pestosa, todo un mundo.

Por lo demás, el torneo sigue la hoja de ruta más previsible, si atendemos a la etiqueta y la categoría de favoritos que otorga el ranking mundial: Cameron Smith (-9) es el líder después de firmar un imponente 65 y a un golpe anda situado Marc Leishman (-8, hoy vuelta de 68). Fiesta australiana y allá, en las antípodas, tan contentos, claro. Sería una necedad asegurar a falta de 36 hoyos que ellos dos se van a jugar el triunfo, entre otras cosas porque su cabeza tampoco llega sobrada de frescura, pero desde luego es una posibilidad que no debe descartarse.

Adrián Otaegui (-4) salía en el partido de los gallos en el Australian PGA Championship y ha enseñado la cresta como el que más en la primera jornada. Vuelta de 68 golpes en el RACV Royal Pines Resort de Queenland y arriba del todo a las primeras de cambio. Ocupa la quinta plaza a dos golpes de los líderes, los locales Jake McLeod y Matt Jager(-6).

29/11/2018

El español desató una poderosa tormenta de birdies en unas condiciones que no fueron precisamente fáciles. El viento, la gran defensa de este recorrido renovado por Graham Marsh, apretó con fuerza y no fue sencillo bajar del par. Poco más de veinte jugadores bajó de 70 golpes.

Adrián Otaegui. (© Golffile | Fran Caffrey)

Adrián Otaegui. (© Golffile | Fran Caffrey)

Otaegui desplegó su arsenal más valioso. Mostró un juego muy sólido de tee a green, sin meterse en demasiadas complicaciones y, sobre todo, pateó como los ángeles. Una ronda más. Es uno de los mejores pateadores del European Tour y en Australia lo ha vuelto a poner de manifiesto en la primera jornada.

Adrián ha demostrado que, aunque en esta parte del mundo estamos a las puertas del verano, no ha venido a la costa dorada australiana de vacaciones, ni mucho menos. Logró nada menos que siete birdies, más que nadie en la primera ronda, sacando partido a todos y cada uno de los cuatro pares 5. Un día más pone de manifiesto que la pegada no es lo único que cuenta en el golf.

Nadie mejor que un Pirata para conquistar territorio hostil

El golfista de Goiburu comenzó con un impulso fuerte. Hizo birdie en su primer hoyo (arrancó por el 10) y, tras un bogey en el 11, enlazó tres birdies en los siguientes cuatro hoyos. Se puso muy pronto a liderar el torneo. Comenzó sus segundos nueve con un bogey en el 2, pero reaccionaba con dos birdies seguidos en el 3 y 4, hacía un nuevo bogey en el 7 y terminaba como empezó, con otro gran birdie en el 9.

Otaegui aguanta de momento el pulso con los grandes favoritos a la victoria. Todos han empezado enchufados, enseñando los dientes. Sus compañeros de partido, por ejemplo, también están arriba. Marc Leishman hizo -4 y Ryan Fox firmó -3. Buen comienzo igualmente para Jason Scrivener (-4), Harold Varner III (-3) o Cameron Smith (-2), defensor del título, así como Andrew Johnston (-3) o el prometedor Curtis Luck (-2).

También hubo algún que otro tropiezo sonado, caso de Lucas Herbert (+8), que partía como uno de los favoritos al triunfo, o Marcus Fraser (+8). Otro que tendrá que remar hoy para pasar el corte es Scott Hend (+4).

Cameron Smith, con el gorro amarillo típico de Lyle. © PGA of Australia

Cameron Smith, con el gorro amarillo típico de Lyle. © PGA of Australia

Emotivo homenaje a Jarrod Lyle

El Australian PGA Championship ha decidido dedicar el torneo a la memoria de Jarrod Lyle, queridísimo jugador australiano que falleció hace poco más de tres meses a los 36 años tras una larga lucha contra la leucemia, enfermedad de la que fue diagnosticado antes de alcanzar la mayoría de edad. Los tees de salida son patos, su amuleto, y son muchos los jugadores que han decidido lucir en la primera jornada el mítico gorro amarillo que Lyle hizo popular.

 

Por ten golf