Ainhoa Olarra protagoniza una historia de ciencia ficción con final feliz

Ainhoa Olarra protagoniza una historia de ciencia ficción con final feliz

Cuartos de final del Campeonato de Europa Absoluto. Oddur Golf Club de Islandia. España se enfrenta a Finlandia. Ainhoa Olarra juega el segundo punto foursome por la mañana junto a Harang Lee. Primer bombazo del día. Comienza una película de ciencia ficción.

El hoyo 4 es un par 3 y la bandera está a 130 metros. Le toca salir a Ainhoa y resuelve por la vía rápida. Con un golpe ganan el hoyo. Espectacular hoyo en uno de la golfista de Basozabal. Celebración por todo lo alto, aunque la alegría no es completa. Pese a que las españolas van dominando durante mucho tiempo el partido, acaban cediendo en el hoyo 19 ante la pareja formada por Petra Salko y Hannele Mikkola. Se trata de una derrota muy amarga, por las formas y porque el otro punto por parejas también había caído del lado de Finlandia…

En cualquier caso, ya decimos que el día ha sido como una película y aún le quedan varios giros a la historia. No hay tiempo para lamentarse. Olarra saber que debe jugar un punto individual por la tarde y tiene que ganarlo como sea. Se juegan cinco individuales y al menos hay que ganar cuatro para remontar. Ainhoa juega el último punto del día.

El hoyo 4 vuelve a ser protagonista, aunque en esta ocasión se muestra muy cruel con la española, como si fuera una especie de venganza macabra. Su rival en el individual, Matilda Castren, hace hoyo en uno… Increíble, pero cierto. Olarra ha vivido dos hoyos en uno en el mismo hoyo, el mismo día y una vez a favor y otra en contra. De película.

El mazazo es considerable, pero la película no ha terminado. Ainhoa se coloca dos abajo en el hoyo 6, aunque rápidamente le empiezan a llegar noticias de que la jornada de individuales está yendo más que bien. María Parra, Luna Sobrón y Fátima Fernández han ganado sus partidos. El duelo contra Finlandia está empatado y el pase a semifinales depende del punto de Ainhoa. Más emoción, imposible.

Comienza la remontada. Olarra se planta en el tee del hoyo 14 con su partido empatado. Será una final a cuatro hoyos. No queda otra que darlo todo. La jugadora vasca gana el 14, 16 y 17 y se impone por 3 y 1. Brutal. Se desata la locura en el equipo español. La remontada es una realidad y la película de ciencia ficción termina con final feliz. “Y ahora a jugar mañana las semifinales contra Alemania y a darlo todo…”, remata Ainhoa después de un día que ya ha quedado para siempre guardado en su memoria.