Adrian Otaegui tercero en el Turkish Airlines de la Rolex Series del European Tour

Adrian Otaegui tercero en el Turkish Airlines de la Rolex Series del European Tour

El jugador Guipuzcoano sigue escalando en su mejor año de su carrera

Justin Rose (-17) recupera el número 1 del mundo que tan poquito tiempo, apenas unos días, pudo saborear. Lo ha hecho tras vencer en el Turkish Airlines Open, imponiéndose en el primer hoyo de desempate al chino Haotong Li (-17) y a pesar de haber finalizado pidiendo la hora, con bogeys en los hoyos 17 y 18. El inglés, concienzudo y estable como es, había hecho antes el trabajo capital (parcial de cinco menos en los primeros 16 hoyos), así que aún podía permitirse algunos lujos al final, bien secundado por los picos bajos que hoy ha arrojado la fulgurante irregularidad del jugador oriental, capaz de lo mejor (su segundo tiro en el hoyo 15, par 5, para dejarse el eagle casi dado es en sí mismo un monumento al arrojo) y de lo peor (ha fallado algunos putts muy cortos, uno de ellos desde unos 60 ó 70 centímetros, precisamente el definitivo, en el hoyo de desempate).

Rose no había llegado a Turquía despejando balones fuera. Tenía dos objetivos en la cabeza y los había asumido con naturalidad, haciéndolos públicos y notorios: defender título con éxito por primera vez en su carrera y, por supuesto, alcanzar el número 1 del mundo. Así trabajan mentalmente los grandes jugadores cuando se sienten finos y dispuestos, llevando ellos las expectativas por delante, poniendo ellos bien alto el listón… Así hemos visto funcionar a Tiger Woods muchos años, por ejemplo.

El citado eagle de Li en el 15 llevaba el torneo definitivamente a los derroteros de un cara a cara entre él y Rose. Sin embargo, los errores, las dudas y la escasa producción del chino en los dos primeros tercios de la vuelta (hizo su primer birdie en el hoyo 12), habían metido antes a varios candidatos en la pelea, con Adrián Otaegui (-15) a la cabeza de todos ellos, gracias a un sostenido y profundo ataque a lo largo y ancho de la jornada.

El joven vasco, que iba a entregar el mejor resultado del día (65 golpes) y sin bogeys en la tarjeta, no ha estado tan lejos de propinar un severo y fantástico correctivo a quienes no le veían opción alguna en esta ronda definitiva, con este cronista a la cabeza, saliendo como salía a ocho golpes de la cabeza y a cinco de los inmediatos perseguidores. Habrá que convenir, por tanto, que el 71 del sábado, lejos de significar una farragosa vuelta a las andadas, como a algunos nos pareció sin duda, sólo había sido un accidente.

Adrián acaba de conseguir el cheque más importante de su carrera y, siempre paso a paso, al trote, muy al estilo de la trayectoria que en su día recorrió Rafa Cabrera Bello (aunque todavía en una línea inferior de consistencia y capacidades), el caso es que no pasa un año, una temporada, sin que él sea mejor jugador, más completo y eficaz. En poco más de dos semanas cumplirá 26 años, un pipiolo todavía, así que las noticias son por ello especialmente halagüeñas para el golf español.

 

El salto de nueve puestos que ha dado Adrián Otaegui en la Race to Dubai, del 32º al 23º, supone entre otras cosas que el jugador español ya ha metido pie y medio en el British Open del año 2019 que se disputará en Royal Portrush, ya que los treinta primeros de la Race to Dubai a final de la temporada 2018 se asegurarán una plaza y ya sólo quedan dos torneos, el Nedbank y la Final de Dubai. Otaegui no debe tener excesivos problemas en defender este objetivo, teniendo como tienen ahora mismo un margen de más de 300.000 puntos con el puesto 31º.

Además, el vasco también va a experimentar una sustanciosa mejora en el ranking mundial, puesto que se va a meter dentro del top-80, viniendo del puesto 93º en el que se encontraba, así que también se asegura terminar el año dentro del top-100 mundial por primera vez en su carrera. Por supuesto, ocurra lo que ocurra en los últimos torneos, esta ya es de largo su mejor temporada como profesional. Ha sido el año, además, en el que se ha estrenado en los grandes y en los campeonatos del mundo, sin duda un paso decisivo en el acceso a la flor y nata del golf mundial.

El tercer puesto cosechado en Turquía es su mejor resultado en las Rolex Series, formato de torneo en el que hasta la fecha sólo atesoraba un top ten (acabó séptimo en el Open de Francia de 2017).

Via Ten Golf