Undécima victoria de Europa en la Ryder Cup

Se impuso con claridad 16,5 a 11,5

Europa gana la Ryder

Europa ha conseguido su undécima victoria en la Ryder Cup al imponerse con claridad (16,5-11,5) en la cuadragésima edición celebrada en The Gleneagles (Escocia), donde Estados Unidos no pudo inquietar al equipo anfitrión, dominador del marcador desde la primera jornada.

Esta última jornada fue relativamente plácida para Europa, toda vez que el aluvión esperado por parte de Estados Unidos no fue tal. Cuatro puntos le servían a Europa para retener el título, y las victorias de Graeme McDowell ante Jordan Spieth (2/1) y Rory Mcilroy ante Ricky Fowler (5/4) dejaron encaminada la misión.

Justin Rose arañó otro medio punto ante Hunter Mahan y Martin Kaymer batió con claridad (4/2) a un Bubba Watson que no ha vivido su mejor semana. En ese escenario, Jamie Donaldson se convirtió en héroe al vencer a Keegan Bradley (4/3) y certificar la victoria europea, la octava en diez ediciones.

Ya en pleno festival, Sergio García se sumó a la celebración con una sufrida victoria ante Jim Furyk (1up) que sabe a gloria después de unos días complicados. Una vez más, tal y como suele ser habitual en la Ryder Cup, el castellonense ha demostrado ser un jugador tremendamente útil para el capitán de cualquier equipo. Un nuevo éxito en el currículo de Sergio.

La segunda jornada, clave en el devenir de la Ryder

La segunda jornada fue decisiva en el devenir de la Ryder. Europa dio un contundente golpe en la mesa al vivir una pletórica sesión de tarde en The Gleneagles, tras la que cobró una ventaja importante de cara a los individuales del domingo. Europa dominaba por 10-6.

Los foursomes de la tarde fueron un recital del equipo del Viejo Continente. La clara victoria de Victor Dubuisson y Graeme McDowell ante Jimmy Walker y Ricky Fowler (25/4) fue seguida de la de Jamie Donaldson y Lee Westwood ante Zach Johnson y Matt Kuchar (2/1), y la de Sergio García y Rory McIlroy ante Jim Furyk y Hunter Mahan (3/2).

Con ese panorama de extrema dificultad para los norteamericanos, Martin Kaymer y Justin Rose rescataron medio punto en el último hoyo ante los debutantes Jordan Spieth y Patrick Reed. Así, parcial de 3,5-0,5 para Europa y 10-6 en el marcador.

Y eso a pesar de que Estados Unidos inició el día con una fantástica puesta en escena en los fourballs, en los que se anotó dos puntos y medio de cuatro posibles. Todo ello, con Sergio García fuera de los partidos.

Jamie Donaldson y Lee Westwood sucumbieron de forma evidente ante Jim Furyk y Hunter Mahan (4/3); al tiempo, Thomas Bjorn y Martin Kaymer cedían con similar contundencia ante Jordan Spieth y Patrick Reed (5/3).

Para tranquilidad del capitán Paul McGinley, Justin Rose y Henrik Stenson habían ganado previamente a Bubba Watson y Matt Kuchar (3/2). Quedaba por dilucidarse el partidazo entre Rory McIlroy e Ian Poulter, y Jimmy Walker y Ricky Fowler, que acabó con reparto de medio punto para cada bando después de que los estadounidenses dejaran escapar una renta mínima en el 16.

Europa lideraba 5-3 tras la primera jornada

En la primera jornada, el equipo europeo salvó una situación comprometida remontando en la sesión de tarde un marcador adverso. Los fourballs fueron para Estados Unidos (2,5-1,5), mientras que los fousomes sonrieron a Europa (3,5-0,5), lo que dejó un marcador provisional de 5-3 favorable a los anfitriones.

Los fourballs de la mañana acabaron en ventaja para Estados Unidos (2,5-1,5). Justin Rose y Henrik Stenson sumaron el primer punto europeo (5/4) a costa de unos desconocidos Bubba Watson y Webb Simpson, pero empataron Jordan Spieth y Patrick Reed tras deshacerse de Ian Poulter y Stephen Gallacher por idéntico resultado.

Los otros dos partidos fueron otra historia. Sergio García y Rory McIlroy cedieron (1up) ante Keegan Bradley y Phil Mickelson en un partido lleno de alternativas en el que los europeos erraron en momentos cruciales.

Por su parte, los estadounidenses Jimmy Walker y Ricky Fowler arañaron un buen medio punto ante Thomas Bjorn y Martin Kaymer en un duelo en el que los europeos fueron en cabeza desde el primer hoyo hasta el 18. La diferencia llegó a ser de tres hoyos.

Por la tarde, en los foursomes, Europa remontó gracias a las victorias de Jamie Donaldson y Lee Westwood (2up); Justin Rose y Henrik Stenson (2/1); y Victor Dubuisson y Graeme McDowell (3/2).

El otro medio punto lo arañaron Sergio García y Rory McIlroy ante Jimmy Walker y Ricky Fowler en una partida tremendamente emocionante en la que los europeos fueron a remolque desde el 11 hasta el último hoyo. Un putt sin premio de Fowler concedió medio punto a Europa.

Composición de los equipos

El equipo europeo, con el capitán Paul McGinley a la cabeza, está formado por Thomas Björn, Sergio García, Martin Kaymer, Graeme McDowell, Rory McIlroy, Justin Rose, Henrik Stenson, Ian Poulter, Lee Westwood, y los debutantes Jamie Donaldson, Victor Dubuisson y Stephen Gallacher.

Los vicecapitanes, al margen de Miguel Ángel Jiménez y José María Olazábal, son Padraig Harrington, Des Smyth y Sam Torrance.

Por su parte, el cuadro de Estados Unidos, liderado por el capitán Tom Watson, cuenta con Rickie Fowler, Jim Furyk, Phil Mickelson, Matt Kuchar, Zach Johnson, Bubba Watson, Keegan Bradley, Hunter Mahan, Webb Simpson, y los debutantes Jordan Spieth, Patrick Reid y Jimmy Walker.

Sus tres vicecapitanes son Raymond Floyd, Andy North, Steve Stricker.
 

RESULTADOS

Primera jornada

Europa, 5 – EEUU, 3

Segunda jornada

Europa, 5 – EEUU, 3

Tercera jornada

Europa, 6,5 – EEUU, 4,5

TOTAL

Europa, 16,5 – EEUU, 11,5

 

260914

Está en juego la primera jornada de la cuadragésima edición de la Ryder Cup, que se juega en The Gleneagles con triple presencia española: Sergio García como jugador y José María Olazábal y Miguel Ángel Jiménez como vicecapitanes.

El equipo europeo, con el capitán Paul McGinley a la cabeza, está formado por Thomas Björn, Sergio García, Martin Kaymer, Graeme McDowell, Rory McIlroy, Justin Rose, Henrik Stenson, Ian Poulter, Lee Westwood, y los debutantes Jamie Donaldson, Victor Dubuisson y Stephen Gallacher.

Los vicecapitanes, al margen de Miguel Ángel Jiménez y José María Olazábal, son Padraig Harrington, Des Smyth y Sam Torrance.

Por su parte, el cuadro de Estados Unidos, liderado por el capitán Tom Watson, cuenta con Rickie Fowler, Jim Furyk, Phil Mickelson, Matt Kuchar, Zach Johnson, Bubba Watson, Keegan Bradley, Hunter Mahan, Webb Simpson, y los debutantes Jordan Spieth, Patrick Reid y Jimmy Walker.

Sus tres vicecapitanes son Raymond Floyd, Andy North, Steve Stricker.
 

 

Consulte on line los resultados

 

 

 

 

Paul McGinley, capitán del equipo europeo de la Ryder Cup 2014, contará con tres bazas españolas que sin duda serán fundamentales para que Europa retenga el preciado trofeo, del 26 al 28 de septiembre en The Gleneagles Hotel de Perthshire (Escocia): Sergio García, clasificado automáticamente por méritos propios, y José Mari Olazábal y Miguel Ángel Jiménez, en quienes el irlandés ha confiado para formar parte de su equipo asesor en calidad de vicecapitanes.


Equipo de Europa completo:
• Capitán: Paul McGinley.
• 9 jugadores clasificados automáticamente: Thomas Björn, Jamie Donaldson (debutante), Victor Dubuisson (debutante), Sergio García, Martin Kaymer, Graeme McDowell, Rory McIlroy, Justin Rose y Henrik Stenson.


• 3 elegidos por el capitán: Stephen Gallacher (debutante), Ian Poulter y Lee Westwood.


• 5 vicecapitanes: Miguel Ángel Jiménez, José Mari Olazábal, Padraig Harrington, Des Smyth y Sam Torrance.

José Mari Olazábal (Hondarribia, Guipúzcoa, 5 de febrero de 1966) ha formado parte del equipo europeo en once ocasiones: siete veces como jugador en 1987 (ganó Europa), 1989 (empate), 1991, 1993, 1997 (ganó Europa), 1999 y 2006 (ganó Europa); fue vicecapitán en 2008 (con Nick Faldo) y en 2010 (junto a Colin Montgomerie); en 2012, siendo capitán, condujo al combinado europeo a la victoria logrando una de las mayores gestas de la historia del deporte: “el milagro de Medinah”. Olazábal y su gran amigo Seve Ballesteros formaron la mejor pareja de la historia de la Ryder Cup.


Miguel Ángel Jiménez (Churriana, Málaga, 5 de enero de 1964) se estrenó en la Ryder Cup de 1997 en Valderrama (Cádiz) como vicecapitán y mano derecha de Seve Ballesteros, en aquella memorable edición que se saldó con la victoria del equipo anfitrión. Ésta será la séptima participación del malagueño, que ha tomado parte como jugador en cuatro ediciones: 1999, 2004 (ganó Europa), 2008 y 2010 (ganó Europa). En 2012 ejerció de vicecapitán bajo la batuta de su amigo Olazábal, contribuyendo al triunfo de Europa.


José Mari Olazábal: “Es un verdadero privilegio y un honor volver a formar parte del equipo europeo de la Ryder Cup, de tan especial significado para mí. La jugué por primera vez en el 87 junto a Severiano y, gracias a esta competición, he vivido momentos imborrables que guardo como tesoros. Le agradezco a Paul (McGinley) que haya querido contar conmigo, nos compenetramos a la perfección y hemos trabajado juntos en tres ocasiones: en 2008 con Nick Faldo, en Gales 2010 cuando Europa ganó con Colin Montgomerie de capitán, y también en Medinah. Me hace mucha ilusión compartir otra Ryder Cup con Sergio y el “Pisha”: Sergio es increíble, se motiva y se crece dándolo todo y tiene muy claro lo que significa el espíritu de equipo; Miguel es una pieza clave en el “Team room”, su presencia es garantía de positivismo, alegría y buen ambiente, a la vez que es muy valioso por la información que aporta de lo que sucede en el campo, es muy bueno como asesor y tiene las cosas claras. Europa cuenta con un gran equipo pero, como dice el “Pisha”, hasta el rabo todo es toro y en la Ryder Cup… lo más inesperado puede suceder”.


Miguel Ángel Jiménez: “Considero un honor que McGinley me haya escogido entre sus asesores y le estoy enormemente agradecido. Para ser sincero, a mitad de temporada creí que tenía posibilidades de meterme en el equipo si hubiera seguido jugando como lo estaba haciendo, pero… ¡se me gripó el motor! Aunque no niego que me habría encantado jugarla, estoy muy contento de poder participar y aportar mi granito de arena siendo vicecapitán por tercera vez. He tenido el privilegio de trabajar y aprender junto a los dos mejores capitanes, Seve y el “Vascorro”, pilares fundamentales de la Ryder Cup; y Paul (McGinley) es un tipo fantástico que se va a volcar y hará un gran trabajo, es un buen estratega. Entre todos formamos un magnífico equipo y muy compensado; sé que vamos a disfrutar a tope”.


Paul McGinley, capitán del equipo europeo: “Los cinco vicecapitanes aportarán sus valiosos conocimientos y dilatada experiencia al “Team room”. En pasadas ediciones era habitual contar con tres o cuatro ayudantes, pero esta vez tendré cinco: soy consciente de que vamos a necesitar una persona más por la carga de trabajo adicional al ser anfitriones, y me di cuenta de que es la mejor manera de funcionar cuando fuimos cinco los asesores de Colin Montgomerie en 2010. Harrington y yo somos amigos desde el colegio y hemos compartido mucho juntos. A Jiménez le adoran los espectadores y es muy popular entre los jugadores, llevo diez años sentándome junto a él en el Comité de Jugadores y tiene todo mi respeto, su integridad es digna de admiración. La pasión de Olazábal por la Ryder Cup es de sobra conocida, es admirado y muy respetado dentro y fuera del campo; le agradezco mucho que haya aceptado mi invitación”.
Sergio García (Castellón, 9 de enero de 1980) ha participado en ocho ediciones de la Ryder Cup: 1999, 2002 (ganó Europa), 2004 (ganó Europa), 2006 (ganó Europa), 2008, 2010 (vicecapitán a las órdenes de Colin Montgomerie, ganó Europa), 2012 (ganó Europa) y 2014. Siendo todavía amateur, formó parte del equipo europeo de la Junior Ryder Cup en 1995 y 1997.


Sergio García: “Estoy feliz de volver a jugar la Ryder Cup y muy orgulloso por haber conseguido una plaza en el equipo. Todos sabéis que para mí no hay nada igual a esta competición, que me vuelve loco y con la que siempre soñé desde que era un niño. Cuando nos hacemos profesionales, jugar la Ryder se convierte en nuestro principal objetivo. Es una experiencia única que no se puede comparar con ninguna otra competición por todo lo que la rodea: espectáculo, pasión, compañerismo, sufrimiento, alegría… No hay palabras para expresar lo que significa jugarla, no hay nada igual”.