Entrevista a José Mª. Olazábal con motivo de su vuelta a la competición en el Castelló Masters Costa Azahar

Se celebra del 21 al 24 de Octubre en el CC Mediterráneo.

Olazábal y García

Estoy mejor, no bien del todo, pero he mejorado en los últimos tres meses, sigo teniendo molestias y tengo que mejorar más para competir a buen nivel, pero mientras vaya dando pasos adelante soy positivo.

Me encuentro mejor que cuando jugué el Open de Francia, mi último torneo. Hoy he jugado 18 hoyos con Santi Luna y Pepo Canonica y lo primero que me gustaría destacar es lo bien que está el campo. Hay que felicitar a todas las personas que han trabajado porque está en excelentes condiciones. Se ha dificultado un poco, las calles están más estrechas (“por culpa de Sergio, que pega el Drive muy bien y no se acuerda de sus amigos” bromea).

Hay que poner la bola en calle, y el rough a 12 ó 15 metros es severo. Parece que tendremos muy buen tiempo, así que el campo se irá poniendo rapidito y duro por lo que será un buen desafío.

No puedo entrenar como solía. Doy entre 120 – 130 bolas y después hago un poco de approach y putt. La semana pasada jugué cuatro días seguidos para probarme y aguanté bien, por eso estoy aquí.

Ryder Cup
No sé si seré capitán de la Ryder Cup 2012, no hay nada oficial, pero lo que sí tengo claro es que quiero que Sergio esté clasificado como jugador.

En Gales, me incorporé al equipo como vicecapitán en unas circunstancias especiales. Tras los retrasos ocasionados por la lluvia, se decidió que había que jugar todos los partidos pendientes el sábado y eso significaba que estarían todos los jugadores en el campo. Pensaron que podía ayudarles y me lo pidieron. Sólo les pedí una hora ya que tenía compromisos con Nespresso. Es muy difícil estar en la Ryder Cup y no jugar, pero mucho más difícil es estar y no estar.

El domingo, éramos conscientes de que los americanos son mejores en los individuales. No sé la razón, pero casi siempre han ganado salvo en contadas ocasiones. Sabíamos que el resultado iba a estar apretado, teníamos que ganar cinco partidos o cinco y medio puntos. El día comenzó bien, llegamos a ir ganado ocho partidos aunque la mitad de ellos, por poco margen. Los americanos fueron remontando y al final todo quedó en manos de Edoardo Molinari y McDowell. Lo pasé mal hasta que McDowell hizo el birdie en el 16.

No tengo ánimo de revancha contra los americanos por lo que ocurrió en el 99. Había que estar allí, siempre lo he dicho. Los medios de comunicación fueron muy duros con los jugadores americanos porque llegaron al domingo perdiendo por cuatro puntos. Los habían crucificado y ellos consiguieron darle la vuelta. Justin Leonard me escribió una carta personal sobre todo aquello y quedó zanjado.

De los rookies europeos creo que Martin Kaymer no jugó todo lo mejor que puede, pero después de ganar el PGA y en Holanda, es normal que llegase muy justo de energía. En cuanto a Rory McIlroy, no creo que vuelva a decir que la Ryder es un match de exhibición. Creo que se ha dado cuenta de lo que significa la Ryder Cup, para los jóvenes es una clase acelerada de madurez.

En la Ryder hablé un rato con Sergio (García), sabía que no estaba en su mejor momento. Sólo le dije que las ganas de competir volverían, que fuera paciente. Él tiene unas dotes excepcionales y volverá a estar arriba.

Los españoles han aportado la pasión a la Ryder Cup y eso lo sentimos los jugadores, somos conscientes de que los primeros miembros del equipo no británicos, Seve, Garrido, Piñero, Cañi, Rivero… le dieron un empujón al torneo.

Pero fue Seve el que cambió definitivamente la mentalidad del equipo. Cuando estuvieron a punto de ganar en EE UU en el año 1983, los jugadores europeos estaban abatidos en el vestuario. Seve les hizo cambiar la actitud, les hizo ver que habían demostrado que podían ganar y que las cosas habían cambiado”.